HomeNoticiasCarta al congreso por descontento en alta de salarios

Carta al congreso por descontento en alta de salarios

La carta enviada al Congreso el 11 de enero destaca la creciente frustración entre los cultivadores estadounidenses respecto a los requisitos federales para los trabajadores temporales extranjeros, específicamente el aumento en la tasa salarial de efectos adversos (AEWR). La AEWR es el salario que los empleadores que contratan a través del programa H-2A deben pagar a los trabajadores extranjeros. Existe una disparidad significativa entre la AEWR y el salario mínimo en varios estados; por ejemplo, en Georgia, el salario mínimo en 2024 sigue siendo de $7.25, mientras que la AEWR es de $14.68.

La carta resalta que la mitad de los trabajos y trabajadores H-2A se encuentran en cinco estados: Florida, California, Georgia, Washington y Carolina del Norte. La AEWR promedio a nivel nacional es de $17.55 en 2024. La comparación de costos revela que contratar a un trabajador H-2A mexicano implica gastos adicionales de alrededor de $5,000 en comparación con un trabajador estadounidense no alojado ni transportado por el empleador.

El Consejo Nacional de Empleadores Agrícolas (NCAE) busca que el Departamento de Trabajo (DOL) realice audiencias para determinar si los trabajadores H-2A realmente desplazan a los trabajadores estadounidenses. Se destaca la posibilidad de que la actividad actual, como demandas y reclasificación de categorías laborales, busque construir un expediente para eliminar la AEWR en el futuro.

El experto en trabajo agrícola, Philip Martin de UC-Davis, señala que las audiencias y demandas podrían estar influyendo en la percepción sobre si los trabajadores H-2A desplazan a los estadounidenses. Además, se menciona la posibilidad de que estas acciones estén allanando el camino para eliminar la AEWR en caso de un cambio de administración después de las elecciones.

La carta y el contexto resaltan la tensión y las preocupaciones de los cultivadores estadounidenses respecto a los costos y requisitos asociados con la contratación de trabajadores temporales extranjeros, especialmente bajo el programa H-2A. La situación sugiere un debate en curso sobre la eficacia y equidad de dichos programas y sus impactos en la mano de obra agrícola en Estados Unidos.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments