domingo, junio 16, 2024
HomeNoticiasMás allá del paro de aguacates: USA-México

Más allá del paro de aguacates: USA-México

Ahora que las importaciones de aguacate han resumido después de una interrupción de casi una semana, es hora de mirar al problema de una forma más completa.

En papel el aguacate mexicano tuvo que interrumpir exportaciones a Estados Unidos por una amenaza a un empleado americano en Michoacán y por preocupaciones de seguridad de todos los involucrados.

Como puede ser de esperarse es posible que haya un motivo más profundo, un motivo que yace en el disgusto estadounidense por lo involucrado que esta el cártel en la producción del aguacate, algo que el gobierno mexicano simplemente no se encuentra dispuesto a resolver.[metaslider id=5544]

La semana pasada el presidente López Obrador comentó sobre el incidente que detuvo la exportación: “Dentro de todo esto existen intereses políticos y dentro de estos intereses hay competición; no quieren a los aguacates mexicanos en USA porque mandaría allá por nuestra calidad.”

Esto, como comunicado, es entre incorrecto e insignificante. La protección de la industria aguacatera americana no es el problema. Ellos ya sufren tremendos desafíos en California (donde crecen sus aguacates), la mano de obra y costes de agua son solo los más evidentes.

Tampoco es posible que su industria doméstica mantenga la demanda del país y nadie pretende pensar que eso es algo posible.

Siempre que hay un problema en mercados, vale la pena ver el contexto de la situación. Por ejemplo, si USA fuera a imponer restricciones de importación en vino francés, no sería para mantener o mejorar la industria del vino americana, pero en respuesta a límites franceses en importaciones de otro producto o servicio americano.[metaslider id=5512]

Debido al inmenso tamaño de comercio entre USA y México es difícil llegar a una conexión causal entre el paro de los aguacates y problemas involucrando otras industrias.

Por lo tanto, nos mantendremos en el comercio agrícola, en específico el maíz.

De acuerdo con números de la USDA, el maíz y sus variaciones representaron un 21% de lo que importó México desde los Estados Unidos – un promedio de $2.736 billones de dlls en 2016-2020.

En el 2021, AMLO anunció una prohibición en maíz genéticamente modificado para consumo humano que entrará en vigor en el 2024, desatando descontento y miedo en productores de maíz americanos que pensaron perderían su mercado de exportación más grande.

En octubre, el secretario de la USDA Tom Vilsack se reunió con su homólogo en México para discutir la situación.

“Definitivamente estuve contento de escuchar en el secretario un entendimiento que mientras en México no se puede cultivar este maíz esto no limita las opciones de México importando maíz OGM,” dijo Vilsack posterior a la reunión. “La realidad es que no pueden producir suficiente para sostener su demanda.”[metaslider id=5512]

Otra prohibición es la del herbicida de glifosato también entrando en vigor en el 2024. Un artículo del decreto dice que la nación “se abstendrá de adquirir, utilizar, distribuir, promover e importar glifosato o agroquímicos que lo contengan como un ingrediente activo.”

El decreto de AMLO, cuyo objetivo es alcanzar la suficiencia propia y soberanía alimenticia, “carece de claridad,” dice Marc L. Busch, profesor de diplomática en negocios internacionales para la Universidad de Georgetown.

Dependiendo de cómo sean aplicadas estas políticas podría agitar y dañar el comercio de maíz entre los dos países.

Como insinúan los comentarios de AMLO sobre el paro de los aguacates, los motivos reales del gobierno estadounidense pueden tener más trasfondo que solo problemas de aguacates. USA puede estar enviando una señal a México que, si decide jugar rudo con sus nuevas reglas, entonces los Estados Unidos también tienen algunas tácticas para el partido.

Fuente: Produce Blue Book

[metaslider id=5701]

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments